APRENDER A AGRADECER

1

 

Un pensamiento de una gran belleza. Casi todas las personas que padecen una enfermedad que las condena a una pronta muerte, se dan cuenta que no son importantes para ellas las grandes cosas, sino las cosas pequeñas, como una flor que se abre, una mariposa que revolotea, una hermosa nube, el sabor de un fruto. Lo que más cuenta en la poca vida que les queda son las cosas efímeras, y como todo es efímero, todo se convierte en un milagroso placer… Cierta vez convencí a una amiga para que entrara en una clínica psiquiátrica, porque veía marchar junto a ella paquetes de cigarrillos con patas. Un día, cuando estaba ya internada, le regalaron una maceta con una planta, al parecer seca. Ella todos los días vertía en su tierra un vaso de agua. Al cabo de dos meses. en la planta creció de pronto una hojita verde. Mi amiga se puso a llorar de alegría. Me contó: “En ese momento comprendí lo que era el amor. Es el gran agradecimiento al otro por existir”. Cuando tuvo este pensamiento, recuperó la razón. Había aprendido a agradecer… Es muy difícil aprender a agradecer. Creemos hacerlo, pero en verdad no agradecemos, creemos que todo no es dado porque lo merecemos. Cuando en la enfermedad se conoce la humildad, nos damos cuenta que la vida y todo nos es dado por un inmenso amor.

Alejandro Jodorowsky

Compartido por Psico-Salud

1936495_859633377482620_3738088100371956031_n

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s