REALIZACION


Más allá del pan o del veneno,

busca el núcleo donde ser y no-ser se funden.

Si el cuerpo es una cárcel también lo es el espíritu.

La ascensión del alma es el fruto de derrumbes sucesivos.

No huyas, el aliento de tus huesos te fue dado para siempre,

el sepulcro que has temido posee la pujanza del fermento.

 Lacta la sangre de la tierra, aviva el fuego perpétuo,

entrégate, inflámate, calcínate,

que tu mente y tu carne vuelen en andrajos,

que la insidiosa piedra del yo estancado 

se disuelva en el torrente universal.

Océano de goce, orgasmo eterno, felicidad indeleble,

secreta vacuidad,

ningún resplandor puede opacar el lucero que reina en tu interior.

Te expandes a dimensiones tenues,

llegas al sitio donde todo crece sin esfuerzo,

la razón y su enemigo oscuro en equilibrio exacto.

Ya nunca más igual a ti mismo,

el espacio es tuyo porque es prolongación de tu esperanza,

un cristal convertido en fuente,

un templo donde cada piedra es hija del silencio,

lugar sagrado en el que puedes construir un nuevo mundo,

sin miedo, sin daño, sin censura,

otorgar un aura a la cabeza inerte,

expulsar al juez que impera en tu memoria,

unir luz y sombra, agua y fuego, macho y hembra.

Bajo rayos de oro eres por fin el ser humano mágico:

tus huellas son abismos,

tus palabras son diamantes,

dentro de tu carne danza el esqueleto.

No sabes nada, no posees nada,

no te aferras a nada, no rechazas nada,

sólo deseas seguir.

El dios que baja del cielo

es el mismo que sube de la tierra.

Del muro de facebook de Alejandro Jodorowsky 

Compartido por Psico-Salud

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s