UN HILO DE VIDA

La trama de la vida comparte miles de hilos enlazados. Sólo nos es propio uno, entre millones.

Cada detalle, cada insignificante hecho, queda grabado en la Memoria del Universo. Por eso se hace tan necesario ser y además parecer. O no parecer y Ser.

En este mundo que conmueve, los actos heroicos siguen siendo patrimonio inmortal de tantos seres anónimos.

Cuando morimos, seguimos viviendo en el recuerdo de quienes nos amaron de verdad. Esa es nuestra humilde forma de seguir intacto y trascendente, ser una huella de amor en el corazón de los que nos conocieron y nos valoraron.

Somos lo que damos y entregamos.
Somos lo que manifestamos y lo que conectamos.

Somos el vacío y el todo, en un soplido.
Somos los hilos invisibles y fluorescentes del destino.

Somos la mirada y la empatía que hace única la trama.
Somos el sentido que le damos a lo que valoramos, defendemos y dignificamos.

Somos la luz en la oscuridad del abismo.
Somos las hadas vibrando en mil instantes de milésimas aladas.

Que nuestra vida hoy y siempre sea la que marque la diferencia, estampados como un sello en el alma de los que supieron adentrarse, aceptando nuestra original forma.

Somos un regalo en el hilo de la vida.
Somos el color y la entereza de nuestra fibra.

Somos parte de una trama de finales inciertos.
Somos un hilo del tejido maravilloso que fue entramado por todos.

Analía Acevedo

Compartido poe Psico-Salud

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s