Tu sombra

Por muy rápido que corras
tu sombra no solo te sigue siempre
sino que, a veces, ¡Se te adelanta!

Solo el pleno sol sobre la vertical
te reduce la sombra.
¡Pero esa sombra también
te hace un servicio!

Lo que te duele, te bendice.
La oscuridad es tu candela.
Tus límites son tu búsqueda.

Podría explicar todo esto, pero se rompería
el cristal que cubre tu corazón
y eso no hay forma de arreglarlo.

Tienes que tener
tanto una sombra
como una fuente de luz.

Escucha y reposa tu cabeza
bajo el árbol
del sobrecogimiento.

Cuando, desde ese árbol,
te empiecen a brotar
plumas y alas
quédate más callado
que una paloma…

Ahí, en el aliento silencioso
es donde vive el alma.

Rumi

Psico-Salud

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s