Querido pasado, aún que ya no estés…

Querido pasado, quiero mentirte de frente al decirte que ya no me dueles, que ya no te recuerdo con escenas frías y trágicas.

Quiero aceptar que dueles y que no volverás más. Que si bien fui parte de ti hace tiempo, y que sin ti no sería lo que soy en estos momentos. Es tiempo de dejarte ir.

Por que, aún que ya no estés, y aún que ya no estén esas personas que solían ser parte importante de mi vida, de tu vida. Se que me toca a mi volar sin mirar atras. Se que merezco despegar de ti, de el pasado que aveces atormenta y no te deja avanzar.

Sin embargo, te valoro, te amo, y se que la gente no te a dado el valor que mereces. La gente debe saber que si uno aprende de ti, pueden tener un mejor futuro.

Yo más que nadie se, que soy lo que soy por ti, que de ti vengo, y que gracias a ti, mi vida cambió y con ello e encontrado una mejor dirección, por que gracias a ti, se lo que es sufrir, realmente lo que es sangrar desde los huesos, que gracias a ti aprendí de ese dolor, y lo hice mi fortaleza. Que por ti se a quien darle todo de mi tiempo, gracias al pasado donde Di todo y no valoraron. Por que yo mismo e visto, como la gente crece si supera y aprende de su pasado, e visto crecer alas de heridas tan profundas, también presencié muchas victorias después de tan trágicas derrotas, y todo gracias a ti, que enseñas a perder y a ganar.

Mentiría si dijera que salí fácil de ti, de tu jaula Segura de hierro disfrazada de oro. Mentiría si dijera, que ya no e vuelto a ti, por que sin prisa, vuelvo a tu jaula por las noches, cuando la soledad atormenta y toca mi puerta.

Pero orgulloso digo, que hoy soy libre de ti, de mi pasado, de mis heridas que hoy convertí en impulso para llegar hacia arriba. Y de vez en cuando te visito por gusto propio. Aveces, sin bien me va, te recuerdo con una sonrisa, otras, te uso de ejemplo a mi gente, por que creo que no hay mejor maestro que tu.
Aún dueles, pero te uso como carta de presentación, te llevo a todos lados como mi mejor obsequio, por que al final, eso eres, un obsequio de el cual aprendí y orgulloso digo: «De ti vengo, y contigo voy, por que por ti tuve mil caídas, y contigo forme lo largo y firme de mis alas»

Autor Á.Jara

Compartido por Psico-Salud

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s