Todo sucede por sí mismo…

Deseando aferrar lo inaferrable,
te agotas en vano.
En el instante en que abres y relajas
ese apretado puño del aferramiento,
ahí está el espacio infinito, abierto, seductor y confortable.

Sírvete de esta espaciosidad,
de esta libertad y tranquilidad natural.
No busques más.

Nada que hacer o deshacer,
nada que forzar,
nada que desear,
nada falta.

¡Emajó! ¡Maravilloso!
Todo sucede por sí mismo…

Lama Gendun Rinpoché.

Compartido por Psico-Salud

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: