Autorreflexión: la clave crecimiento personal y la libertad emocional

1

La autorreflexión nos invita a desapegarnos de las certezas, a cuestionar los pensamientos rígidos, y a su vez nos recuerda que somos seres libres, personas con la capacidad de ser autónomas a la hora de decidir. Pocas dimensiones del crecimiento personal favorecen esa conexión tan íntima y tan plena con el propio interior, para preguntarnos qué queremos realmente y qué es aquello que pone alambradas a nuestra felicidad.

A nadie le sorprenderá saber que gran parte de los gurús del desarrollo personaldenominan a la conciencia autorreflexiva “el arte olvidado por la psicología”. Esto se debe a una razón muy sencilla: nuestra sociedad ha llegado a un punto en que resulta mucho más fácil echarle la culpa al otro o a la fortuna de lo que nos ocurre en lugar de tener la valentía -o la capacidad psicológica- de asumir que gran parte de lo que nos sucede es una consecuencia, evitable o inevitable, de nuestros actos.

 

“La vida es muy simple, pero insistimos en que sea complicada”
-Confucio-

Si me siento desgraciado es porque mi pareja no sabe hacerme feliz. Si no logro tener amistades en las que confiar es porque todas las personas son egoístas. Si suspendo ese examen una y otra vez es porque el profesor de dicha materia me tiene manía. Si no hay día en que no logre arrancarme esta infelicidad y frustración de encima es porque el mundo, sencillamente no sabe apreciar lo que valgo. Si…. es porque…..

A todos nos suenan estas frases que responde a la necesidad de encontrar una causa o un responsable último, estas argumentaciones que sin duda, habremos escuchado en alguna ocasión en boca de un amigo, de un familiar, de un compañero de clase o trabajo. El “arte perdido de la autorreflexión” es el origen de muchos vínculos disfuncionales en las familias, el causante de que se rompan relaciones afectivas y de los conflictos que surgen y se enquistan en muchos entornos laborales.

Si una persona no dispone de ese pensamiento activo con el que cuestionarse ciertas situaciones, se sentirá muy insatisfecha. Cuando esa misma persona tampoco es capaz de entender las propias emociones, de aprender de los errores o responsabilizarse de las propias acciones y sus consecuencias, vivirá en un estado mental donde la irreflexión solo generará un único resultado: la infelicidad.

 

Autorreflexión, un viaje directo al interior para alcanzar el bienestar

Muchos de nosotros hemos pasado esa época de nuestra vida en que nos decíamos aquello de “tengo que viajar, tengo que salir, tengo que cruzar mis fronteras personales para conocerme a mí mismo”. Poco a poco nos vamos dando cuenta de que en realidad, no hace falta cambiar de meridiano para hallar esa versión auténtica del propio ser, porque vayamos donde vayamos siempre seguiremos siendo los mismos. El conocimiento está en el interior y parte directamente de la autorreflexión.

Asimismo, es oportuno recordar que esta capacidad no se aprende ni un día ni en dos. Es un proceso madurativo donde poder ver nuestra realidad desde diferentes cristales, ahí donde ser capaz de hacernos preguntas desafiantes para abrir la mente, para cuestionar todo aquello que nos rodea… e incluso a nosotros mismos. La autorreflexión es el motor del crecimiento personal, un viaje para el cual todos tenemos billete.

Aunque por curioso que parezca, no siempre hacemos buen uso de él.

La autorreflexión es la llave del éxito

Con “éxito” no nos referimos en exclusiva al hecho de alcanzar una posición privilegiada en la sociedad. Éxito es ante todo bienestar, es la capacidad de ser creadores de nuestra propia felicidad en cualquier ámbito de la vida. Así, y según las investigaciones de Daniel Goleman, la autorreflexión es crucial para poder desarrollar por ejemplo, una adecuada Inteligencia Emocional.

Debemos entender por tanto que eso que los psicólogos definen como “conciencia autorreflexiva” es en realidad una habilidad “meta- cognitiva ” que todos podemos entrenar y potenciar. Significa ante todo poder pensar y reflexionar sobre los propios procesos mentales y emocionales para comprenderlos y dominarlos.

Alguien con una buena capacidad de autorreflexión es una persona capaz de gestionar sus impulsos, alguien que planifica, que dispone de una adecuada conciencia social y que a su vez, entiende la vida es un aprendizaje continuo donde ser receptivo a todo lo que nos envuelve.

 

Es también una persona capaz de establecer un diálogo interno saludable y útil con el que intuir errores, carencias, inseguridades y malestares con el fin de sanarlos y construir día a día, una mejor versión de su persona.

Por otro lado, y solo como curiosidad, merece la pena recordar lo que dijo una vez Emmanuel Kant en “La Crítica de la Razón Pura”. Para el filósofo de Königsberg lo exterior, aquello que nos rodea es en realidad el reflejo de lo interior. Por tanto, si nuestra imagen interior se caracteriza por una nula capacidad de autorreflexión, baja autoestima y un pensamiento rígido, todas esas dinámicas tan pobres y negativas conformarán un mundo exterior opresivo, gris y poco facilitador.

Valeria Sabater

Fuente de Publicación: La mente es maravillosa

Compartido por Psico-Salud

img_20180218_120855_5211838907740.jpg

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s