Nunca se pierde nada que sea real

Nunca se pierde nada que sea real. Sólo se pierden los sueños acerca de «cómo iba a ser la vida».

Se pierden los sueños que se tuvieron ayer sobre el mañana. Se pierden las imaginaciones acerca del hoy. Sólo que no lo sabías. No pudiste haberlo sabido.

El sanar siempre implica coraje para soltar las esperanzas de ayer, para llorar sobre los mundos perdidos, para dejar que el ego se rompa en el silencio, para sostener amorosamente el corazón mientras se rompe. Y retornar hacia el hoy, el sitio donde la vida ocurre, la buena tierra donde florecerá la gratitud.

Nunca se pierde nada que sea real.

Jeff Foster

Compartido por Psico-Salud

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s