Arder, de eso se trata

Arder, de eso se trata. Conectar con esa solaridad, con ese fuego interno del cual huímos porque está mal mostrarlo o sacarlo a luz. Vivimos enajenados de nosotros mismos persiguiendo metas futuras, mirando tras pantallas de celulares las vidas perfectas que no estamos viviendo, lamentando no despertarnos siendo otra persona más linda, más exitosa, más lograda.

Vivimos escapando al dolor del camino con el Rivotril que nos anestesia, con la pastillita para dormir que nos envuelve en un escapismo facilista. Vivimos huyendo de nosotros mismos, pateandonos para todos lados, evadiendo procesos, huyendo al dolor de brillar, de ser, de existir.

Vivimos tratando de impresionar con lo que tenemos, con lo que sabemos, con cómo nos vestimos, o con la cantidad de seguidores que tenemos.

Y eso nos aleja más y más del corazón ardiente, del fuego interno, que nos hace existir en el momento presente, en el agradecimiento y en el todo. No temas el contacto con el corazón. Es mentira que está roto, si está latiendo.

Es mentira que se lo llevó alguien , que alguien lo robó, si con sólo apoyar las manos en el pecho, allí late.

El ardiente corazón, que cual llama mítica, no se apaga jamás. Sólo el ego lo tapa, sólo la ambición, la competencia y la desidia y egoísmo lo disminuyen. Y el amor, el amor siempre lo repara, lo sana y lo vuelve a la vida.

Julieta Suarez Valente

Compartido por Psico-Salud

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: