EL RINCÓN FILOSÓFICO.

Que acertado fue Sócrates cuando dijo: “Solo sé que nada sé y ni de eso estoy seguro”. Decir que sabemos solo un poco, es reconocer nuestra ignorancia. Ignoramos qué es el universo, ignoramos que hay en el interior de la Tierra, ignoramos lo que contiene nuestro inconsciente, ignoramos lo que hay después de la muerte, ignoramos qué es la vida. Cuando decimos “¡Yo soy yo!” nos referimos a un “Yo” que desconocemos. Si no sabemos lo que es el Todo, ¿cómo vamos a saber lo que es una de sus partes?
Si, como proclamó un célebre Gurú, decimos: “¡Yo soy nada!”, nos estamos refiriendo a un yo, y a una nada que ignoramos. Es una exclamación tan hueca como decir “¡Yo soy todo!”

Nos acercamos a la verdad cuando, sin saber lo qué somos, decimos “Soy lo que soy”.

Sin embargo seguimos presos de una creencia, porque afirmamos que somos algo estable en una realidad que mana como el agua de un río: no somos, estamos siendo.

“¿Estoy siendo lo que estoy siendo”? Imposible probarlo. Ignorando la naturaleza del universo y por ende la de nuestra propia naturaleza, no podemos afirmar que quien dice estar siendo lo que está siendo, es un ser real y no un sueño del Todo.

Pensamiento que intenta consolarme: “No debo luchar por ser lo que no soy, y aceptar con humildad estar siendo lo que soy, sin tener en esta vida la capacidad de conocerme.

Estiro infinitamente los brazos, ¿hacia dónde?
Peregrino en el encanto abominable de las formas,
mensajero de lo esencial,
hago de todos los caminos mi camino

Alejandro Jodorowsky

Psico-Salud

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s