¿Y si abrazamos primero a la madre?


¿Qué pasaría si la abrazáramos tanto que pudiera exhalar esas preocupaciones, las que se vuelven un nudo apretado en su mente?

¿Qué pasa si le preguntamos, cómo estás realmente?

¿Y si tuviéramos espacio para la respuesta, sea lo que sea?

¿Y si escuchamos?

¿Qué pasa si le regalamos nuestras propias historias? nuestras propias verdades.

¿Y si ella escuchaba?

¿Qué tal si le decimos que sabemos que es difícil porque ya hemos andado su camino?

¿Y si no fuéramos tan rápidas para olvidar?

¿Qué pasaría si le decimos que la entendemos y que entre todo el caos lo está haciendo muy bien?

¿Y si hiciéramos eso antes de tomar al bebé?

¿Y si, en todo ese espacio, ella se sintiera lista para que sostuviéramos al bebé, porque ella misma se sintió sostenida?

Nadie dijo que la maternidad sea fácil, pero la maternidad acompañada es mucho mejor ❤️ nunca es tarde para y para sostener amorosamente a la nueva madre.

Repost : @doulacarolinaseijas
Illustration @sheisangry

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: