Sin control, un vicio puede transformarse en adicción

1

¿Alguna vez se preguntaron cómo una persona se convierte en adicta a las drogas o al alcohol? La respuesta es muy simple: progresivamente. El consumo de bebidas alcohólicas, por ejemplo, puede pasar de ser social a convertirse en un hábito, posteriormente en un vicio, para finalizar en adicción.

Ahí está la gran –pero a la vez mínima- diferencia entre “vicio” y “adicción”. De acuerdo a Carlos Llanque, terapeuta en rehabilitación, el primero de éstos dos se podría llamar un hábito exagerado; sin embargo en la adicción ya existen diferentes componentes, ya que en éste hay una dependencia física y psicológica a, por ejemplo, una sustancia.

Antes de entrar a un cuadro adictivo se pasa antes por otros niveles que Llanque denomina: uso, abuso y hábito; dentro de esta escala se encuentra el vicio. Se podría decir, que el “vicio” es un paso previo a la adicción si es que no se llega a controlar. Hay una delgada línea que separa a ambos, aseguró el especialista.

Necesidad de llenar un vacío

“Una persona no es adicta sin motivo. Hay algo que está fallando, por eso busca una fuente de placer”, indicó.

El adicto, normalmente, no se gusta a sí mismo y cuando adopta la adicción se ve como quisiera ser, explicó. “Si mi vida es amarga y de pronto tengo algo que me ayuda a escapar, me va a gustar tenerlo cerca”.

La persona busca sentirse bien a través de la adicción, porque la droga es lo más delicioso que se pueda imaginar, pero finalmente se convierte en un infierno, explicó.

¿Cómo impacta una adicción en la vida?

Determina la vida de una persona de forma negativa. Por satisfacer una adicción uno es capaz de sacrificar la familia, pareja, estudios, casa e incluso la vida misma. Esto sucede con cualquier tipo de adicción, desde las más graves como son el alcoholismo y la drogadicción, hasta las que parecen “simples” como la ludopatía (adicción a los juegos de azar), ya que la persona puede pasar días enteros jugando hasta ganar y gastar los ahorros de su vida.

Tocando fondo

Lamentablemente, una vez que se ha manifestado conductas adictivas es casi imposible que la persona pueda darse cuenta que algo malo está sucediendo, por más que recién esté empezando (sin olvidar que del vicio a la adicción hay un solo paso). Esta se conoce como etapa de “negación”. Toda la familia puede reunirse para decirle a esta persona que hay un problema, pero el adicto no lo reconoce y cree que puede parar en cualquier momento, los equivocados son los demás. Solo, luego de haber “tocado fondo”, es decir de un punto de quiebre, un evento trascendental en la etapa de adicción puede hacer entrar en razón.

No hay cura

La mejor solución a cualquier problema de salud es la prevención, aseguró Llanque. Es preferible evitar que el proceso de adicción se manifieste cuando la persona aun es muy joven. La responsabilidad está en los padres, familia, profesores, entre otros; son ellos los que deben evitar que haya un vicio y posteriormente una adicción.

Esta es una enfermedad que no tiene cura, pero puede controlarse. El especialista recomendó a las personas que pasan por un proceso de vicio, preguntarse la razón por la que recurren a ese elemento, si no hay una razón aparente es necesario recurrir inmediatamente a un terapeuta.
Fuente: GAIA Noticias

Compartido por Psico-Salud

1936495_859633377482620_3738088100371956031_n

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s